CONOCE A LOS DISEÑADORES QUE PRETENDEN TRATAR EL TDAH Y EL ALZHEIMER CON VIDEOJUEGOS

¿Puede un doctor tratar el TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) o el Alzheimer algún día prescribiendo un videojuego? Eddie Martucci y Matthew Omernick piensan que sí. Ellos son los cofundadores de la empresa establecida en Boston Akili Interactive Labs quienes recientemente recaudaron más de 30 millones de dólares por parte de compañías farmacéuticas, el gobierno e inversores. El juego para Tablets, EVO, guía a los jugadores (pacientes) a través de una serie de mundos, en donde recolectan estrellas y gemas e interactúan con alienígenas. Lo que parece un juego superficial al comienzo está en realidad cuidadosamente diseñado para incrementar la atención, inhibición y memoria en niños con TDAH.

Evolve

¿Cómo van con los trámites para obtener la aprobación de la FDA?

Martucci: Durante estos cuatro años hemos tratado de hacer de esta medicina una realidad, y ahora estamos muy cerca de lograrlo. Estamos entrando a una fase en donde realizaremos tres ensayos clínicos de nuestro producto principal. La prueba se realizara en varios sitios alrededor del país y con múltiples pacientes. Es la primera droga de este estilo en donde los pacientes en vez de tomar pastillas se llevan un juego para la casa.

¿En que están trabajando mientras se lleva a cabo la prueba?

Martucci: Creciendo la parte comercial de la compañía, construyendo un sistema de distribución, contratando a las personas correctas para hacer el plan de lanzamiento.

Omernick: Nosotros nunca hemos operado de una manera en donde logramos algo y tomamos una pausa para felicitarnos. Quizas una vez que salgamos al mercado, podremos darnos un apretón de manos.

El equipo de trabajo es una combinación de diseñadores de videojuegos y neurocientificos cognitivos. ¿Fue difícil crear un lenguaje que todos entendieran?

Omernick: Habían unos miedos iniciales ya que se pensaba que los requerimientos científicos nos harían crear un videojuego que no fuera divertido. Pero el rigor de los científicos realmente nos forzó a hacer un proceso creativo mayor.

Martucci: En el primer año de prototipado y pruebas Beta hubo mucha tensión. Pero una vez el prototipo se ejecutó como deseábamos y los científicos como los diseñadores estaban excitados, pudimos seguir adelante. Fue como pasar de la esperanza a saber que podíamos hacerlo.

Vía: Entrepeneur

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK