LO SIENTO, EXPERTOS EN TECNOLOGÍA NO NECESITO GADGETS EN MI VAGINA

my flow

Las mujeres han venido siguiendo sus ciclos menstruales desde los tiempos de San Agustín, y sin embargo cuando Apple introdujo su reloj inteligencia y aplicación de salud en el 2014, hubo una clara omisión: un seguidor del ciclo menstrual.

El hecho es que le tomo a Apple tres meses más de lo que le toma a una mujer gestar una vida humana para actualizar su aplicación de forma que incluyera ciclos y otros datos de la salud reproductiva. El 22% de la fuerza de trabajo de Apple son mujeres, casi a la par de la mayoría de compañías de tecnología.

Pero es un poco frustrante cuando la mayoría de las grandes compañías de tecnología pasan por alto 51% de la población mundial, es incluso peor cuando los ingenieros de tecnología empiezan a poner mucho cuidado en nosotras en los años resientes, un alarmante número de iniciativas han tenido la terrible idea de lo que realmente las mujeres queremos es meternos un Apple Watch en nuestras vaginas.

En 2014, dos compañías diferentes aparecieron con la ingeniosa idea de llevar la tecnología de los usables en una dirección más insertable.

Chiaro, una compañía británica con una CEO femenina, Minna Life, una compañía en San Francisco con CEO masculino, ambas produjeron un artefacto que proporcionaba “bioretroalimentación instantánea” en la fuerza, velocidad y agilidades en los ejercicios Kegel.

Tanto el Elvie de Chiaro como el kGoal de Minna se asemejan a pequeñas granadas de mano de varios colores. Una vez insertados, los dispositivos con Bluetooth trasmiten datos a una aplicación en el Smartphone de manera que las mujeres puedan seguir y revisar sus “entrenamientos”.

Otra clase de insertables se ha levantado para calcular nuestra sangre en el periodo. El año pasado, a idea de un “tampón inteligente” parecía tan inverosímil que fue objeto de una parodia ben ejecutada la firma de publicidad francesa LTV Prod produjo Pusshy, una iniciativa satírica que ofrecía un “tampón conectado” que podía analizar el fluido del periodo, predecir estados de ánimo, subir tus datos a la “Vagicloud” y trasmitir tu estado menstrual a tu red social y a cualquiera que estuviera en una distancia de 150 ft.

Como muchas parodias de tecnología la burla de Pusshy duro menos de un año debido a que la semana pasada se reportó una iniciativa llamada my.Flow que está produciendo un tampón monitorizado por Bluetooth.

my flow2

Las mujeres que no pueden vivir con la mortificación de mancharse pronto podrán utilizar tampones especiales que podrán conectar a cualquiera de sus dispositivos usables y así monitoria la saturación exacta de sus tampones por medio de una aplicación.

Arwa Mahdawi, reportera del diaro The Guardian dijo: “estas caminando con un monitor de periodo en tu cintura tratando de que nadie sepa que estas en tus días.”

Otra compañía ha recaudado más de 150.000 dólares en Kickstarter para producir “la primera copa menstrual inteligente del mundo”: la Looncup.

A diferencia de las “tontas” diva cups, que solo capturan la sangre del periodo, las diva cups “inteligentes” analizan tus fluidos mensuales, por medio de Bluetooth para transmitir datos sobre el volumen y el color de tu fluido menstrual a tu teléfono.

“Es sorprendente, que tanto el fluido menstrual puede decir sobre nosotras”, exclamo la compañía que esta encuentra en San Francisco.

Looncup

Existen por supuesto, una gran variedad de productos que pueden ser insertados en la vagina para el único propósito de dar placer. Pero lo que todos estos dispositivos tienen en común es la premisa básica de que hay algo malo allá abajo que necesita ser monitoreado con constante vigilancia.

Quizás podemos estar felices de que existan iniciativas tecnológicas que estén haciendo productos para las mujeres en vez de pasarlas por alto, como hizo Apple. Pero ayuda a pensar que si la industria de la tecnología quiere innovar para las mujeres, de pronto deberían enfocarse en algo como una aplicación que haga desaparecer la brecha salariar entre géneros.

Así muchas de nosotras podríamos comprar un Apple Watch y meternolo por donde queramos.

Vía: The Guardian

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK