WINDOWS OBLIGA A LOS USUARIOS A ACTUALIZAR EL SISTEMA OPERATIVO

Windows 10

Los usuarios de Windows 7 y Windows 8 están acostumbrados a ver un aviso emergente que los invita a actualizar su sistema a Windows 10 y, quienes no desean hacerlo solo tienen que cerrar el aviso para indicar que prefieren mantener su versión actual del sistema operativo.

La situación cambió desde la semana pasada, cuando cerrar el aviso se convirtió en una forma más de aceptar la actualización, que Microsoft ahora califica como ‘recomendada’.

Cuando instalan Windows, la mayoría de usuarios y técnicos eligen la opción de instalar actualizaciones recomendadas. Otras opciones son instalar solo actualizaciones importantes de seguridad automáticamente, o no instalar nada sin que antes el usuario de su aprobación.

El problema empezó esta semana, cuando Microsoft tomó la decisión de marcar como ‘recomendada’ una actualización que, en vez de cerrar un agujero de seguridad o de mejorar el sistema operativo instalado, lo cambia completamente por otro. Específicamente: por Windows 10.

Antes de que este cambio entrara en rigor, los usuarios veían un aviso con el texto: “Aquí está tu actualización gratuita a Windows 10. Haz clic aquí para programar tu actualización”. Cerrar el aviso implicaba cancelar cualquier actualización.

Ahora que el paso a Windows 10 ha sido marcado como recomendado, un nuevo aviso muestra que una actualización ya ha sido programada, y presenta al usuario dos opciones: “iniciar la actualización ahora” o “programarla para más tarde”.

Cerrar el aviso ahora implica estar de acuerdo con la fecha de actualización programada automáticamente; al llegar a la fecha y hora señalada el computador hará la descarga del sistema operativo, si no lo ha descargado previamente, y guiará al usuario a través de un proceso de instalación que cambiará totalmente el sistema instalado por el nuevo Windows 10.

Actualización es ‘oferta’

Declinar oferta

Tras ser criticado por obligar a sus usuarios a cambiar de sistema operativo Microsoft respondió: “la oferta de actualización gratuita a Windows 10 termina el 29 de Julio y queremos ayudar a la gente a pasar a la mejor versión de Windows. Los clientes pueden escoger si aceptan o declinan la actualización”.

Pero mantener la versión actual de Windows no es una de las opciones presentadas en el nuevo menú de actualización; quienes eligen programarla para más tarde reciben la invitación una y otra vez.

El nuevo aviso deja por fuera una verdadera opción para declinar la oferta definitivamente, como por ejemplo ‘no actualizar y no preguntarme más’.

¿Qué han hecho entonces los usuarios para mantener la versión de Windows que tienen, y con la que les gusta trabajar? Algunos eliminan el programa de actualización directamente en la configuración de Windows, lo cual no siempre tiene el efecto deseado.

Otros, más pragmáticos, aceptan la actualización de Windows 10 y en el siguiente paso, rechazan los ‘términos y condiciones’ de la instalación.

Programas diseñados específicamente para eliminar los avisos de actualización de Windows 10 han sido creados. Uno de ellos, llamado Never10 de Gibson Research Corporation, lo hace con solo dar clic en un botón.

Finalmente, algunos entre quienes han actualizado su sistema sin intención han usado una guía proveída por Microsoft mismo para revertir el proceso y volver a Windows 8.1 o 7.

Windows 10 es gratuito, pero no muy respetuoso de la privacidad

Paradójicamente, esta es la primera versión de Windows que no tiene ningún costo. En el pasado, quienes quisieran actualizar su sistema tenían que pagar alrededor de 100 dólares por el privilegio.

Microsoft sabe que actualizar un sistema operativo es difícil; los usuarios se acostumbran a las versiones que funcionan bien, y versiones famosas por tener problemas de compatibilidad o por introducir demasiados cambios, como Vista y 8 en el caso de Windows, agregan a la aversión al cambio natural una dosis de temor.

Pasar a todos sus usuarios a Windows 10 le permitiría a la empresa mejorar su atención al cliente y avanzar más rápido en el desarrollo de ideas nuevas. La seguridad de esta versión es también mucho mayor que la de Windows 7 y la de 8.1.

Desafortunadamente, quizá porque se trata de una actualización gratuita, Microsoft tomó un camino entre desesperado e imperativo con la actualización a Windows 10, y ha mantenido la estrategia casi desde el principio, lo cual ha generado una respuesta de rechazo o de alienación en algunos de sus usuarios.

Preocupación por parte de los usuarios

Terminos de uso

Para complicar el asunto todavía más, los términos de uso de Windows 10 han generado preocupación entre grupos de protección de consumidores y analistas de seguridad, especialmente porque permiten a Microsoft “acceder, compartir y preservar datos personales, incluyendo tu contenido (como el contenido de tus emails, otras comunicaciones privadas o archivos en carpetas privadas), cuando tengamos de buena fe la creencia de que es necesario hacerlo”, según los términos y condiciones de uso.

Aunque es posible desactivar la opción de privacidad asociada con esta parte de las condiciones de uso, la configuración de privacidad ‘por defecto’ de Windows 10 tiene marcada como activada esta y otras opciones que han dado al sistema la fama de ‘no ser realmente gratuito’, porque su precio se mide en la cantidad de información personal a la que Microsoft tendrá acceso.

Vía: Vanguardia

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK