WARCRAFT LA PELICULA

Warcrat - 4

Toda franquicia de un videojuego tiene un culto y base de fanáticos a nivel mundial, pero el caso de Warcraft enmudece a cualquier otro que haya existido. El juego de estrategia de la casa Blizzard ha tenido diversas versiones o capítulos a lo largo de 20 años de historia. Desde su aparición en 1994, este juego, cuyo universo expandido incluye una novela gráfica con Wildstorm, varias figuras de acción, cabezones, juegos de mesa, licencia de ropa y hasta soundtracks, se ha convertido en uno de los más vendidos: es el multiplayer con más suscriptores en el planeta, con más de diez millones de abonados; por lo cual incluso se ha hecho acreedor a un récord Guinness.

A pesar del aplastante éxito que en su categoría tiene, la interrogante gira en torno a si este complicado mundo fantástico funcionará a nivel cinematográfico y de forma masiva, o si seguirá la línea de películas de videojuegos que, si bien no han fracasado del todo, no han encontrado la fórmula para inaugurar la época dorada de las adaptaciones de la consola al proyector.

Esperada como uno de los estrenos más fuertes de Universal (la casa que el año pasado rompió récords de taquilla anual), Warcraft: El primer encuentro de dos mundos no tiene miedo a apostarle a lo grande: fueron seis meses de filmación, en una docena de escenarios, entre naturales y aparatosas escenografías, a veces de hasta seis pisos de altura; con cientos de personas involucradas trabajando en diferentes países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y hasta una pequeña unidad en México. También involucró cosas al detalle tan agobiantes como una máquina que escaneaba caballos (para después mandar a hacer las armaduras y petos de todos los equinos que aparecen en la cinta); un grupo de personas trabajando a distancia con peleteros, diseñando y fabricando armas y trajes de orco; y hasta un “maestro de armamento”, quien tenía un tráiler lleno de pistolas, escudos y mazos, y no sólo coordinaba la entrega al elenco y extras, sino que además daba demostraciones y clases del manejo de éstas. También hubo un ejército de costureras y otro de creadores de efectos especiales, que trabajaban las primeras capturas sobre la marcha de la filmación. Carpinteros, decoradores de set, maquillistas: Todo en escala desproporcionada.

Warcrat - 3

“Nunca había estado en una producción así”, nos dijo el casi tímido Travis Fimmel, quien da vida a Lothar, uno de los personajes principales y el encargado de luchar por la frágil armonía en el épico universo de Azeroth. “Entrabas al set y veías la cantidad de elementos; un bosque, criaturas, arte por doquier. Es algo que nadie ha visto en otra película. A mí nunca me había tocado estar en una cinta con tanto motion capture. Creo que la película realmente te va a transportar a un mundo diferente. Por eso es que hay tantos efectos especiales, porque simplemente no hay lugar en el mundo que se vea así, pero nosotros llevaremos al público hacia allá”.

El Primer Encuentro

Warcraft - 1

Escrita y dirigida por Duncan Jones (talentoso director de las cintas de ciencia ficción Moon y 8 minutos antes de morir), Warcraft dejó claro en su tráiler que se trata de una bomba de efectos especiales y CGI; sin embargo, también de una cinta preocupada por ofrecer, primero que nada, una historia compleja, lo que podría significar su principal fortaleza, a pesar de no contar con actores de popularidad masiva. Para eso acierta en colocar a la cinta después de los eventos del primer juego, Warcraft: Orcs & Humans, para narrar una guerra épica, pero, sobre todo, le apuesta a sentar las bases de todo un mundo de dinámicas complejas. Al insertar la trama en esa cronología, Duncan le permitirá́ a los fans ver algo que desconocen: el origen y las causas del conflicto territorial entre humanos y orcos, al mismo tiempo que introducen al resto de la audiencia en un universo plagado de personajes e ideologías opuestas, pero completamente válidas. Dos bandos, pero ninguno es el villano.

La producción, que trabajó codo a codo con Blizzard, está enfocada en serle fiel al juego, pero también pretende ser incluyente, a través de la diversificación en los temas que tratan. “Como fan del videojuego, la agenda para mí era que los fans sintieran que estaban en casa y, al mismo tiempo, que ellos pudieran llevar a la gente que no sabe nada de este mundo, que no está́ familiarizado con nada y pudieran decirles ‘es por esto que amo Warcraft, esto es lo que la hace tan divertida’. Si logré eso, es porque hice una película para los dos grupos”.

Warcraft - 2

Un director que se caracteriza por su ojo para el detalle, una historia compleja, actores que entienden la naturaleza del juego, un universo épico y todo el presupuesto del mundo para crearlo… si Warcraft logra sacar provecho de todas estas ventajas, quizá podamos ser testigos del nacimiento de una nueva era de los videojuegos en el cine. Quién sabe, si todo sale bien, puede que alguna vez veamos a JJ Abrams dirigiendo la adaptación de nuestro juego favorito.

Vía: CinePremiere

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK