JUEGO DE TRONOS: LAS 12 GRANDES REVELACIONES QUE NOS DEJÓ EL ÚLTIMO CAPÍTULO DE LA SEXTA TEMPORADA

Sospechas confirmadas, nuevos reyes (y reinas), impactantes revelaciones, esperadas venganzas y muerte, mucha muerte. El último capítulo de la sexta temporada de Juego de tronos llegaba con el reto de estar a la altura de sus predecesores y ser un digno colofón de la que puede haber sido la temporada más intensa de la serie. Y Vientos de invierno no defraudó.

El que hasta la fecha es el capítulo más largo de la historia de la serie dejó un buen puñado de momentos que marcarán un antes y un después en la historia de Poniente. Y es que, el invierno ha llegado y el gran juego ha comenzado.

ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS

CERSEI, REINA DEL FUEGO VALYRIO

Cersei

Efectivamente. Las teorías que apuntaban al “rumor” que sus pajaritos confirmaron al astuto Qyburn y a la reina madre estaban relacionados con las reservas de Fuego Valyrio escondidas debajo de Desembarco del Rey por Aerys II Targaryen, el Rey Loco al que mató Jaime Lannister, estaban en lo cierto.

Así, y vestida de riguroso negro -como exige la ocasión- y degustando una copa de buen tinto, Cersei Lannister ve desde la ventana de su fortaleza roja cómo un gran estallido verde termina de un plumazo con casi todos sus enemigos. Calcinados en el Gran Septo de Baelor, donde se habían reunido para asistir al juicio de Loras Tyrell y de la propia Cersei, el implacable Fuego Valyrio acaba con las fuerzas vivas de Desembarco del Rey. Entre ellos el Gorrión Supremo y sus acólitos, los herederos de la casa Tyrell e incluso su tío Kevan.

LA VENGANZA, TAMBIÉN EN FRÍO

El juicio de Loras

Pero no es el único homenaje que se da la Reina. Antes, y siguiendo sus órdenes, los parajillos de Qyburn cosen a puñaladas a su antaño fiel peón Gran Maestre Pycelle. Y después, con sus enemigos ya consumidos por el fuego, deja a la Septa Unella, su carcelera y torturadora durante su confinamiento decretado por el Gorrión Supremo, en manos de Gregor Clegane o lo que queda de él. Un momento que sirve, además de para apiadarnos -o no- de la suerte de Unella, para volver a ver por primera vez en mucho tiempo el rostro de La Montaña. Y no, no es bonito.

EL SUICIDIO DE TOMMEN

Tommen

Pero tanta muerte, aunque sea a fuego, siempre salpica. Y en este caso golpea a Cersei donde más le duele. Puede que lanzarse al vacío por la ventana de sus aposentos fuera la última decisión del pequeño Lannister de apellido Baratheon y también puede que haya sido la única que tomó por sí mismo. Otro rey menos.

SAM LLEGA A LA CIUDADELA

Sam en la ciudadela

Entre tanta muerte y venganza, el momento más luminoso del capítulo nos lo regala Samwell Tarly, que junto a Eli y su retoño llega al fin a la Ciudadela e inicia sus trámites para cumplir su sueño y convertirse en Maestre. Pero, incluso en Poniente, lidiar con la burocracia siempre es duro.

DESTIERRO DE MELISANDRE

Sir Davos

Viajamos de la Ciudadela hasta Invernalia siguiendo el vuelo de un Cuervo Blanco que indica que el invierno ha llegado. Allí, Jon Snow y Sansa Stark se conjuran para no dar oportunidad a sus enemigos con fisuras entre ambos. Pero quizá lo más significativo de cara a la gran guerra que está por venir es la forzada partida de Melisandre.

Al conocer por boca de Lord Davos Seaworth que Melisandre quemó viva a la princesa Shireen, hija de Stannis Baratheon, Jon ordena el destierro de la sacerdotisa roja, la mujer que recordemos le devolvió la vida, bajo amenaza de hacerla colgar si vuelve por el Norte.

SERPIENTES Y FLORES

Mientras tanto, en Dorne, ávida de venganza, Olenna Tyrell -a quien su nieta salvó la vida con esa rosa dibujada en un pedazo de papel- recurre Ellaria Arena, la amante de la Víbora Roja, y las jóvenes pero impetuosas Serpientes de Arena que tras acabar con la vida del pusilánime Doran Martell dominan Lanza del Sol. Una cumbre contra los Lannister que cobra una nueva dimensión cuando Varys, el hombre enviado a buscar aliados para Daenerys entre las casas de Poniente, aparece en escena.

TYRION, MANO DE LA REINA

Daenerys y Tyrion

Y hablando de la Madre de Dragones, tras deshacerse de forma muy diplomática de su amante Daario Naharis para llegar a Poniente convertida en la ‘Soltera de Oro’, Daenerys decide oficializar el estatus de Tyrion en su Corte. Comprobada la utilidad de los consejos del Lannister, la khaleesi le nombra ‘Mano de la Reina’.

Y Tyrion, que ya ostentó este puesto en Desembarco del Rey por delegación de su padre y al servicio de un rey -su trastornado sobrino- al que odiaba profundamente, se arrodilla ahora ante la fascinante mujer que, confía, devuelva la paz y el orden a Poniente. Otro que cae rendido ante el irresistible y poderoso encanto de la Targaryen.

LA ‘EMPANADA’ DE ARYA

Jaime Lannister y Walder Frey

Arya ha vuelto, y lo ha hecho a lo grande. Convertida gracias a las enseñanzas recibidas en la Casa de Blanco y Negro en una letal asesina maestra del disfraz y la muerte, la joven Stark está dispuesta a tachar de su lista los hombres que le quedan. Haciendo antes realidad la leyenda del Cocinero Rata -que para vengarse de un rey sirvió al monarca un pastel hecho de tocino y la carne de su propio hijo-, Arya aparece en la desierta sala principal de Los Gemelos para degollar a Walder Frey y ‘devolver’ al Señor del Cruce el favor por La Boda Roja.

LA VISIÓN DE MEÑIQUE

Y después de prestar sus servicios en la Batalla de los Bastardos, Meñique pide cuentas a Sansa Stark. En una, por primera vez parece que sincera, conversación Lord Petyr Baelish deja bien claras cuáles son sus intenciones: conquistar el Trono de Hierro y tener a Sansa a su lado, no como aliada, sino como esposa. Conseguir de la hija lo que no pudo obtener de la madre… y dominar los Siete Reinos. Casi nada.

EL CUERVO DE TRES OJOS CONFIRMA R + L = J

Bran, Lyanna y Ned Stark

Y en su recién estrenado estatus de Cuervo de Tres Ojos, Bran presta su primer gran servicio a todos los fans de Juego de tronos. El joven Stark regresa al pasado, a la Torre de la Alegría, para revelarnos el final del flashback ya mostrado en anteriores capítulos de esta sexta temporada.

Allí, el joven Ned Stark sube hasta una cámara en la que yace, totalmente ensangrentada y al borde de la muerte, su hermana pequeña Lyanna Stark. Antes de exhalar su último aliento, ella le confía su hijo recién nacido a su hermano bajo la promesa de que no revele quiénes son sus padres. Ese recién nacido no es otro que Jon Snow y este pasaje viene a confirmar una de las teorías elaboradas por los fans más extendidas: Rhaegar + Lyanna = Jon. Es decir, que el resucitado bastardo de Invernalia tiene sangre Stark y también sangre Targaryen. Él es la Canción de Hielo y Fuego.

Vía: Cultura Ocio

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK