EMULAN WINDOWS 10 EN UN SNAPDRAGON 820

Microsoft ha mostrado cómo se desenvuelve Windows 10 en un Snapdragon 820 con 4GB de RAM, capaz de mover con soltura aplicaciones como Photoshop o incluso juegos.

Desde que Microsoft cesó el desarrollo de Windows RT, la pregunta latente siempre ha sido, ¿qué es lo siguiente? Las aplicaciones universales fueron una respuesta a medias, y no han logrado su cometido unificador, algo que ha quedado patente en el declive de su división móvil. Por ello, Microsoft ha querido dejar el pasado atrás y ha dado uno de los mayores pasos en años: Windows 10 al completo será compatible con chips ARM mediante emulación, y según se puede ver en vídeo, el resultado a priori es fantástico.

El vídeo muestra cómo, en una máquina con un chip ARM Snapdragon 820 y 4 GB de RAM, especificaciones muy comunes a lo largo de este 2016, Windows 10 se puede mover con total soltura en todos los apartados del sistema, desde el Explorador de Windows hasta en la apertura y el manejo de aplicaciones exigentes como Adobe Photoshop y en menor medida Microsoft Word. Sorprende que una función que de momento está en desarrollo y que no llegará hasta la primera mitad de 2017 funcione tan bien desde el momento actual, e incluso sea capaz de mover juegos. La mejor noticia para los desarrolladores, a diferencia de lo que ocurrió con Windows RT, es que no tendrán que hacer absolutamente nada a sus aplicaciones, la emulación es total.

 

Al principio Microsoft sólo soportará la emulación en procesadores Snapdragon de Qualcomm, con el Snapdragon 835 del próximo año entre ellos. Es una incógnita saber si será posible ver esto en chips de otros fabricantes, como Samsung, pero al ser también ARM, cabe pensar que beneficiarse de esta emulación no será complicado. Y es que las implicaciones en ese sentido son enormes. No sólo veremos ordenadores portátiles económicos con mucha más autonomía (a falta de saber el impacto energético de la emulación en el sistema), sino convertibles, sticks USBs o incluso smartphones que pueden mover Windows al completo con un rendimiento mucho mayor que el que ofrecían bajo los últimos chips móviles de Intel.


Una decisión de Microsoft que, en los últimos días del PC tal y como lo conocemos, puede poner patas arriba el mercado


No sólo es un paso gigante para Microsoft, es un paso gigante para la industria. Samsung, por ejemplo, podría comenzar a fabricar sus TabPro sin depender de Intel y ajustando los componentes completamente a su elección, ganando la posibilidad de hacer dispositivos mucho más delgados, e incluso más potentes que los que ahora se pueden construir en base a la plataforma Core M. También supone un movimiento que puede cambiar cosas en el mercado móvil, pues es técnicamente posible un smartphone que mueva aplicaciones Windows de escritorio, con lo que ello supone para la convergencia.

En ese sentido, esta es la respuesta anticipada de Microsoft al esperado ataque de Google con Andromeda, que según los rumores supondrá la unión de Android y Chrome OS, pensada para acaparar el mercado de los portátiles y convertibles dotando al sistema de mayores capacidades. De la misma manera que con Windows 10, se espera que Andromeda potencia también a smartphones y con ello se pueda abrazar de manera invisible la esperada convergencia. 2017 va a ser un gran año.

Vía: Hipertextual

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK