HISTORIAS DE TECNOLOGÍA EN LATINOAMÉRICA PARA ESTE 2017

La humanidad y la tecnología, ese binomio inseparable. En 2016, le echamos un vistazo al futuro: la lucha de la comunidad europea por la protección de los datos personales, la puesta en marcha de los coches autónomos en las calles de Estados Unidos, la revolución industrial de la inteligencia artificial, y otros aspectos de relevancia internacional.

América Latina libra sus propios problemas con y contra la tecnología. Seis historias en la región ilustran lo que sucede con las particularidades de la tecnología y los conflictos que trae su integración en los procesos electorales, la protesta social y la economía. Estas son las historias que no se deben perder de vista porque darán mucho de qué hablar en el 2017.

Elecciones hackeadas

Quizá la historia más sonada del año en América Latina en términos de tecnología fue How to Hack an Election, la entrevista al hacker colombiano Andrés Sepúlveda publicada en Bloomberg en abril. En ella, Sepúlveda detalló las estrategias políticas necesarias para ganar una elección en el siglo XXI: intervenir las comunicaciones de la oposición, difamar al enemigo en medios electrónicos, generar temas de tendencia en redes sociales y respaldar todo lo anterior con un ejército de bots.

Sepúlveda reconoció haber intervenido en las elecciones de México, Colombia, Venezuela, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y Panamá durante la última década.

Los Gobiernos acusados negaron lo contado por Sepúlveda, quien por su parte no contaba con ningún respaldo porque —dijo— que al terminar su trabajo siempre destruía el hardware involucrado. Sin embargo, el mundo estará pendiente durante las elecciones presidenciales de Ecuador y Chile. En 2018, la democracia en México se pondrá nuevamente a prueba tras el mandato del presidente Enrique Peña Nieto.

La batalla por Free Basics en Perú

Según las cifras del órgano regulador de telecomunicaciones peruano sólo 1 de cada 3 peruanos tiene acceso a Internet. La extrema distribución de la riqueza, así como la accidentada geografía hacen la tarea de conectar a más gente una labor titánica. Pero nada es demasiado para Mark Zuckerberg, quien aprovechó el Foro de Cooperación Asia-Pacífico en Lima para mostrar Aquila, uno de los drones con el que pretende popularizar Free Basics en la región.

Free Basics es un servicio de Internet gratuito que permite a sus usuarios acceder a algunas páginas web. Por ahora permite entrar a Wikipedia, Para la vida-Unicef, Accuweather, BBC Mundo, Bing, Laboratoria y –por supuesto- Facebook y Messenger.

La operadora Entel, quien es socia de Free B, describe que la meta del servicio es “ayudar a las personas a descubrir la utilidad de la conectividad, por ejemplo acceso a libros para los estudiantes, a información de salud para las familias, a pronósticos meteorológicos para los agricultores y a herramientas de mensajería para los pequeños empresarios.”

Para los críticos se trata de una versión corporativa del Internet que daña los principios de la neutralidad de la red. En palabras de mi compañero Alex Barredo se trata de “una Internet a dos velocidades que divide a la población del planeta entre ricos y pobres.”

Espionaje sin control en México

México es uno de los países en el mundo que gasta más dinero en la compra de software espía, incluso instituciones del Gobierno que no tienen las facultades de monitorear las telecomunicaciones de los ciudadanos cuentan con programas para hacerlo.

En el Foro de la Gobernanza en Internet (IFG) celebrado este año en Guadalajara organizaciones nacionales e internacionales denunciaron el clima de vigilancia que se vive en el país, el cual atenta contra la privacidad de los ciudadanos y las empresas por igual.

¿La paradoja? Mientras México es un país que gasta mucho dinero en intervenir comunicaciones, los delitos cibernéticos quedan casi siempre en la impunidad; un ejemplo de ello son las amenazas de muerte a periodistas en redes sociales (4.6 mensuales en promedio según Article 19), de las cuales hasta el momento no se ha encontrado ningún responsable.

La organización Red por los Derechos Digitales ha denunciado que el 99% las intervenciones en las comunicaciones privadas por parte de las autoridades no siguen el protocolo judicial necesario y los fines de estas investigaciones permanecen en la opacidad.

Machos online

Desde Ciudad Juárez hasta Patagonia, este 2016 se caracterizó por las movilizaciones de las mujeres contra la violencia de género.

No sólo la violencia doméstica, al acoso callejero, el abuso sexual, la desigualdad económica y los feminicidios fueron los temas de las protestas #NiUnaMenos en la región, también lo fue el hostigamiento cibernético contra las mujeres en las plataformas digitales.

Internet ha servido para difundir el trabajo de activistas, periodistas, abogadas, ilustradoras, youtubers, fotógrafas, artistas, científicas y todo tipo de feministas, pero también ha servido para que sus detractores las cuestionen, las trolleen, las censuren (como sucedió con las españolas Locas del Coño) e incluso amenacen su integridad física con impunidad.

Aunque hay esfuerzos como la #AlertaMachitroll de la Fundación Karisma por crear una plataforma contra el machismo online y generar redes de mujeres contra la censura, todavía queda un largo trecho contra el machismo en línea.

Voto electrónico en Argentina

El recuento de los votos en los países de América Latina suele durar varios días porque las grandes extensiones y las vías de comunicación hacen difícil contar los votos de un país entero en poco tiempo. Desde 2009 Argentina comenzó a implementar la llamada Boleta Única Electrónica (BUE) en la provincia de Salta y en 2014 la usaron para elegir al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

A favor de ella, Magic Software Argetina –la empresa encargada del desarrollo de la Boleta Única- dijo a LA NACIÓN:

La BUE mantiene inalterables los valores del voto tradicional en papel, complementando sus virtudes con tecnología para fortalecer sus principales debilidades.

La BUE funciona registrando los votos de manera electrónica, pero mantiene el formato tradicional en papel para el recuento en caso de duda. Sin embargo, activistas han denunciado (y demostrado) que el chip que contiene la BUE es vulnerable a hackeos, atentando así contra la secrecía del voto. También se documentó que permitía la alteración del voto y la posibilidad de votar varias veces por un candidato con una sola BUE.

Un sistema de boletas electrónicas parecido comenzó a discutirse en Ecuador y Perú este año.

La incertidumbre cubana

Un tweet bastó para ayudarnos a vislumbrar el panorama: ¡Fidel Castro está muerto!

Así, Donald Trump enterró dos años de trabajo diplomático entre Cuba y Estados Unidos, cuyo fin era terminar con el embargo comercial impuesto a la isla desde 1960.

¿Sería Cuba el próximo hub de innovación de América? Cuando el embargo parecía tener un final cercano todo apuntaba que sí. Con un alto porcentaje de la población educada y capacitada a Cuba sólo le falta una cosa: Internet eficiente.

Aún con la conexión lenta y censurada, la isla había germinado startups nativas que resuelven problemas de la vida cotidiana (Yotellevo, Revolico, Alamesa) y de la industria turística.

El régimen de Raúl Castro podrá no contar con la simpatía de Trump, pero tiene de su lado al gigante Google, quien recientemente ha hecho un ágil movimiento para posicionar sus productos en la isla al anunciar que sus servicios serán hasta 10 veces más rápidos gracias a un acuerdo con Etcsa (el monopolio cubano de las telecomunicaciones).

Vìa: Hipertextual

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK