PROS Y CONTRAS DEL IPHONE X

Apple ha creado una nueva máquina capaz de hacer sombra a sus principales competidores con elementos muy innovadores y sembrando al mismo tiempo las bases de los próximos dispositivos que estarán por llegar. El iPhone X es el primer paso de una nueva generación, un salto importante que conlleva riesgos y sacrificios, pero que parece demostrar una vez más lo difícil que resulta navegar hacia la dirección correcta.

Pros

Diseño de joyería

Apple es la compañía que mejor sabe transmitir el mimo y la delicadeza que gastan a la hora de diseñar un producto, y con el iPhone X se podrá sentir una vez más en cuanto lo tengas en la mano. Sí, puede que la visera superior no sea especialmente bonita, pero el teléfono demuestra elegancia en cada bisel. El cristal de terminación curvada se fusiona con el chasis gracias a un nuevo proceso de fabricación que mezcla una estructura cóncava del chasis con un panel OLED con diseño flexible y superposición de circuitos internos. El resultado final es una fusión perfecta entre dos materiales completamente diferentes.

Las cámaras

Si hay algo que me gusta del iPhone 7 Plus son sus cámaras y su modo retrato, y con la llegada del iPhone X, este increíble modo fotográfico ha mejorado con creces. Primero porque las cámaras son mejores, ofreciendo doble estabilización (veremos si en esta ocasión en escena con poca luz podremos usar el modo retrato) y unos nuevos sensores de mayor tamaño y rapidez, y segundo porque el software se ha mejorado incluyendo nuevas opciones con las que conseguir mejores retratos. Tendremos la posibilidad de imitar efectos de iluminación profesional con un par de clics, y el efecto de desenfoque estará presente incluso en la cámara frontal gracias a los nuevos sensores incluidos.

El procesador biónico

El nuevo procesador A11 Bionic puede ser una pieza fundamental en la evolución del iPhone X en los próximos meses. Y no sólo para el terminal, sino para el ecosistema completo de Apple. Gracias a su motor neuronal el procesador es capaz de realizar 600.000 millones de operaciones por segundo, una capacidad que hacen de este cerebro la herramienta perfecta para operaciones de realidad aumentada, identificación de escenas a la hora de realizar una foto, e incluso para otorgar de más rapidez a Siri.

En unos meses veremos grandes avances en el mundo de la realidad aumentada, un sector que parece ser fundamental en los futuros planes de Apple, y del que estamos seguros que cambiará muchas de las prácticas que conocemos hoy en día, empezando por los juegos.

Todo gira en torno al iPhone X

No hay duda que el nuevo iPhone X comenzó a marcar desde ayer mismo los próximos pasos de Apple en el mundo de la telefonía. La pareja formada por las cámaras y el procesador traerán nuevas funciones y aplicaciones que revolucionarán una vez más la manera en la que utilizamos el teléfono a día de hoy. El iPhone 8 también estará a la par en este aspecto, sin embargo, optar por el iPhone X sería apostar por una plataforma con mayores aspiraciones y con una nueva hoja de ruta marcada que determinará la evolución de los nuevos modelos y de los futuros iPads.

Contras

Entrada a una nueva generación

El iPhone X supondrá un salto generacional en todos los sentidos, ya que cada uno de los detalles que esconde afectará a todos los aspectos de la plataforma, hasta el punto de modificar la experiencia de usuario como veremos más adelante. Teniendo en cuenta que empieza una nueva etapa, no sería la primera vez que nos toparíamos con un modelo que rápidamente terminará “sustituido” por una nueva versión en la que se corrigen aspectos esenciales.

La pantalla y su escalón

El recorte superior creado por la colocación de la cámara TrueDepth no me convence. Esa “mancha” negra estará siempre presenta en todas las pantallas, molestando en una imagen a pantalla completa y obligando a reducir la superficie útil del terminal. Además, Apple específica en sus guías de estilo para desarrolladores que está terminantemente prohibido utilizar bandas negras para ocultar el escalón, por lo que será bastante difícil no verlo. ¿No hubiera sido mejor cubrir toda la parte superior con una banda de lado a lado?

De hecho, parece que ni la propia Apple tiene muy claro qué hacer con la barra superior, ya que en la web oficial encontramos imágenes con un fondo negro que la ocultan (cosa que en teoría los desarrolladores no pueden hacer) y otras en las que el fondo pasa a ser gris, permitiendo ver en ese caso claramente la visera superior.

Face ID, el escáner facial

A falta de probarlo, la idea de usar un escáner facial no me convence. No dudo de la eficacia del sistema (aunque en la presentación no mostrara precisamente su mejor cara, nunca mejor dicho). Apple es especialista en reinventar funciones que ya existían y hacerlas mucho mejor, sin embargo, es el movimiento a realizar lo que no me gusta.

Para que el teléfono “te vea” tendremos que orientarlo siempre hacia nuestro rostro, como cuando nos hacemos un selphie o utilizamos la cámara frontal como espejo. Ni en la presentación, ni en las especificaciones técnicas del teléfono se detalla el ángulo de cobertura de la cámara frontal (o el sensor encargado del escaneo), por lo que no sé exactamente cómo de precisos tendremos que ser a la hora de apuntarnos con el teléfono.

En la demo fallida de Craig Federighi se puede ver cómo el directivo tiene que realizar un movimiento con el brazo ligeramente forzado para desbloquear el teléfono. Es justo lo que me pasa cuando uso el sistema de desbloqueo facial del Galaxy Note 8, y puede que me ocurra lo mismo con el iPhone X. No siento esa acción como un movimiento natural y fluido como podría ocurrir con Touch ID. Con el lector de huellas, basta con llevar el teléfono del bolsillo hacia mis ojos para encontrarme el terminal ya desbloqueado. Es intuitivo, es rápido y es natural.

En el vídeo de presentación oficial podemos ver como una chica apoyada en el borde de una piscina puede desbloquear el teléfono mientras este esta en el suelo. Esto deja ver que el reconocimiento funcionará con un ángulo bastante cómodo, sin embargo, en la conferencia no parecía ser así.

La desaparición del botón Home y el olvido de 3D Touch

Este punto esconde más detalles del que podrías pensar. Los usuarios de terminales con iOS llevan años pulsando un botón para volver a la pantalla principal, arrastrando desde el bisel superior para ver las notificaciones y haciendo el gesto hacia arriba para hacer aparecer el Control Center. Pues bien, todo esto ha cambiado por completo en el iPhone X, ya que todos los paneles aparecerán deslizando desde arriba según la zona desde la que arrastremos el dedo, dejando únicamente el menú de multitarea para el gesto desde el borde inferior (manteniendo la ventana en el centro), y la vuelta a la pantalla principal con un simple gesto rápido hacia arriba.

¿Y qué pasa con 3D Touch? El efecto del click virtual sigue presente, no me malinterpretes, pero podrían haber incluido una zona sensible a la presión en la parte inferior para volver al menú principal. Esto al menos mantendría cierta esencia de la interfaz de usuario que llevamos usando desde hace años. Todos estos cambios suponen un borrón y cuenta nueva bastante agresiva, y no harán más que volvernos locos cuando pasemos del iPad al teléfono. Si al menos iOS 11 incluyera estos cambios por software para el resto de teléfonos, la transición sería más llevadera (aunque seguiríamos sin estar de acuerdo).

El precio

El modelo más barato del iPhone X costará 999 dólares. Sin entrar en si verdaderamente vale ese precio o no, lo que menos me gusta de esa cifra es lo que finalmente me ofrece. El teléfono llegará bastante pelado, con 64 GB de almacenamiento interno en el lado de las especificaciones (no hay versión de 128 GB), y auriculares cableados y un cargador de 5W en el aspecto de accesorios. Un teléfono que se coloca como el más alto de la familia debería de incluir todos los accesorios de serie. Con esto queremos decir que los AirPods podrían encontrarse dentro de la caja, y que el cargador rápido también debería de incluirse, ya que el terminal presume de ofrecer sistema de carga rápida. Al final, el modelo de 64 GB se dispara en precio, y si te ves apurado de espacio, sólo te queda pasarte al modelo de 256 GB, que supone 150 dólares más. Lo que cuestan unos AirPods.

Vía: Engadget

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

SIGUENOS EN FACEBOOK